Entradas

Mostrando entradas de 2013

Mis boleros y sus autores. De Agustín Lara a José Luis Rodriguez y un poquito más.

Por lo general la gente identifica las canciones con sus intérpretes, al punto que si no fuera por la Internet, yo mismo ignoraría los nombres de los compositores de muchos de los boleros que mi garganta ha maltratado en tres cuatros de siglo de periplo vital. Empecé a ser cautivado por este género musical de origen cubano en San Juan de los Morros, siendo todavía un niño. A mi pueblo la música llegaba en las películas mexicanas que los cines exhibían a diario, a través de las emisoras de radio y de las rockolas; por alguna razón Agustín Lara y María Grever eran los únicos autores que conocía. Pero cuando menciono al compositor e intérprete mexicano como punto de partida de esta pequeña historia personal del bolero, lo hago recordando su interpretación de María Bonita. Así como la primera poesía que recité en público, frente a mis familiares, fue Rosalinda de Ernesto Luis Rodríguez, la primera canción que recuerdo haber entonado fuera del baño de mi casa fue María Bonita. Los versos …

Mi abuelo, el afinador de pianos.

Imagen
Estas líneas giran en torno al abuelo que conocí, mi abuelo materno, pero primero haré una breve referencia a mi abuelo paterno, a quien que no conocí. Mis raíces paternas vienen del estado Guárico, de Calabozo, mientras que las maternas son caraqueñas. Mi abuelo paterno, el hacendado Francisco de Paula Loreto Quintana, murió joven. En su matrimonio con María Eugenia Loreto Martí, su prima hermana, procrearon once vástagos de los cuales Francisco de Paula, mi padre, fue el mayor. A mi abuela paterna todos la trataban de doña María, menos los numerosos nietos, que la llamábamos abuelita por su delgada figura. Del abuelo llanero las malas lenguas decían que cómo no iba a estar rico, si María le paría un peón todos los años. Que yo sepa, mi papá ayudó en las tareas propias de la finca “El Tapiz” desde muy niño, pero cuando alcanzó la edad adecuada mi abuelo lo mandó a estudiar al liceo San José de Los Teques, donde duró muy poco tiempo y no precisamente por bajo rendimiento estudiantil. …