Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013

Con la inteligencia hemos topado

Imagen
El inicio de la década de los sesenta estuvo caracterizado por el recalentamiento de la llamada “guerra fría”. En febrero de 1960 el ministro soviético Anastás Mikoyán, con su visita a La Habana inició el acercamiento entre Cuba y la Unión Soviética, hecho que vino a empeorar las relaciones entre el gobierno del presidente Eisenhower y el nuevo gobierno revolucionario de Cuba. En mayo de ese mismo año un avión espía estadounidense fue derribado en pleno territorio soviético y en octubre el líder de la URSS, Nikita Jrushchov, golpeó con uno de sus zapatos el estrado de delegado que ocupaba en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Posiblemente el premier soviético ignoraba que en la Universidad Central de Venezuela ya se había empleado el poder disuasivo del zapatazo. A fines de los años cincuenta el espacio que separaba al edificio de Eléctrica y el siguiente hacia el oeste, que en ese entonces lo ocupaba la Facultad de Ciencias, había sido habilitado como área deportiva para la…

El espía que vino de Rusia.

Imagen
Cuando yo ingresé en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Central de Venezuela en septiembre de 1957 me tocó estudiar en la sección C. Éramos alrededor de trecientos estudiantes repartidos en tres secciones. Empezando el año siguiente, justo después de la caída de Pérez Jiménez, se creó una nueva sección, la D, donde fueron inscritos tanto los estudiantes que estaban exiliados en el exterior por razones políticas como aquellos que no habían podido hacerlo en septiembre por carecer de los 750 bolívares que representaba el 50% de la matrícula y que no eran conchas de ajo con un tipo de cambio de 3.35 bolívares por dólar. Yo estudié hasta cuarto año de bachillerato en el liceo Roscio de San Juan de los Morros y me tuve que venir a terminar en Caracas el bachillerato, pues en la ciudad donde me crié el liceo oficial era la única institución de educación superior y en él no se dictaba el quinto año. En Caracas mis abuelos maternos me acogieron en la casita que tenían de Gloria a Suc…